jueves, 1 de diciembre de 2011

LA MALETA


Suspiró con uno de los ojos levitando en medio de la habitación; el parpadeo de este, más como un tic de ira, parecía hablar en morse «Eso no cabrá ahí, ja, ja, ja» sentía reír a ese ojo malsano. Encajaba en una y otra maleta, doblaba otra vez como un alumno suspenso en la clase de papiroflexia, la ropa para colocarla. «Mejor es jugar al Tetris, al menos cuando haces líneas desaparecen» se carcajeaba el tic nervioso. Las manos le temblaban, lo que parecía tarea sencilla era una tiránica entelequia. Hasta que al final, con la fuerza del semi-dios griego, cerró la cremallera con gigantesca sonrisa de satisfacción. «Ahora no dices nada, ¡ehhh!» sentenció con un dedo acusador a la imagen reflejada en el espejo del armario. Su tic paró. Callado por haber conseguido el reto.
Un sonido lento como de un tren viniendo en la oscuridad del túnel, se hacía cada vez más presente. La sonrisa, sus manos en jarras, cual pose de superhéroe se difuminaron en el espejo mientras un géiser de camisetas, calzoncillos y camisas bailaba a su espalda.

3 comentarios:

Belle De La Croix dijo...

Oh, mira que acabo de relacionar este escrito con un hecho! Y creo que sé a qué hecho pertenece... Ya hiciste maletas, querido Will?

La Perfida Canalla dijo...

Una imagen muy curiosa...


Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

Cuentame un cuento dijo...

Qué eso no sea nada ¡,un abrazo.

Publicar un comentario