martes, 31 de mayo de 2011

ÁLBUM DE FRAGMENTOS


Él la miraba dormir, se había quedado traspuesta mientras descansaba con su hijo en la cama. Su brazo reposaba como una espada, defendiendo a su vástago, sobre el pequeño cuerpecito de este que respiraba despacio con los ojitos cerrados.
Él hizo una fotografía.
El sonido de la cámara, revolvió a su hijo, pero en seguida se calmó. Los besó a los dos y les cubrió tímidamente con una manta. Mientras oía como las dos personas que más querían compasaban, casi en una dulce melodía, las respiraciones...
Él sonrió y se sentó a vigilar que los sueños fueran tan bellos como aquella imagen.

Fuente de la imagen: estilo de mujer

2 comentarios:

Raquel Cruz dijo...

Me ha encantado la dulzura con la que narras un momento lleno de complicidad entre una madre y un hijo. Y si ahora ya me dices que tu eres ese hombre que hizo la foto... ya es que bueno ¡mi idolo! xd

William Ernest Fleming dijo...

Muchas gracias Raquel, pues ojala la foto la hubiera hecho yo, es más el texto esta creado gracias a una musa en particular.. y no sabes las ganas que tuve/tengo de poder hacer esa foto...

Publicar un comentario